Puerto Marítimo seguirá operando desde Guayaquil

6-20655_full

La creación del nuevo puerto de aguas profundas de Guayaquil, que aún no se define dónde estaría ubicado, ha generado un debate entre autoridades gubernamentales, locales y analistas económicos.

Ayer, a través de su cuenta de Twitter, el presidente de la República, Rafael Correa, mencionó que el Puerto Marítimo de Guayaquil seguirá operando y se tratará de especializarlo en cruceros turísticos, altamente beneficiosos para la ciudad. Recalcó que la decisión de la ubicación de la nueva terminal es técnica y constitucionalmente le corresponde al Gobierno Nacional.

“El dragado a 15 metros es inviable técnica y económicamente. Si no, autorizamos al Municipio a que lo haga y lo financie con el concesionario y los puertos privados. Que a nadie le quede duda que este ataque no es otra cosa que parte de la agenda separatista de la oligarquía guayaquileña”, aseveró Correa.

El domingo por la noche, a través de espacios políticos contratados, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, denunció que con el Plan Estratégico de Movilidad se les cae la “careta”, pues en la página 100 se establece el destino del actual puerto solo para turismo y cabotaje con Galápagos. “Incluso los puertos privados se quedan fuera del sistema portuario del país”, manifestó el alcalde.

Nebot enfatizó que el citado plan le quita a Guayaquil su puerto, y lo ubica entre General Villamil (Playas) y Chanduy. “Al lado de Guayaquil, no es Guayaquil. Su Gobierno (el de Correa) no puede despojar a Guayaquil de su naturaleza portuaria, ese objetivo es ofensivo, antinatural y calamitoso (..)”, subrayó.

Respecto a las declaraciones del burgomaestre, la ministra de Transporte y Obras Públicas, María de los Ángeles Duarte, dijo que no se quiere quitar el puerto a Guayaquil, ni se va a perjudicar a la ciudad con la construcción de uno nuevo. “El único que debería estar asustado es el concesionario del puerto, Contecon, quienes al parecer están mal asesorando al alcalde de Guayaquil, quien miente al afirmar que se va a perjudicar a la ciudad”, indicó la funcionaria.

Duarte aseguró que incluso los dueños de los puertos privados están optimistas porque van a tener instalaciones que permitirán agilitar el comercio exterior en el Ecuador.

Dragado

La ministra Duarte aclaró que la Autoridad Portuaria está obligada por ley a dragar hasta 9,60 metros los puertos del país, pero si la concesionaria, en este caso de la terminal de Guayaquil quiere mejorar su actividad, debe invertir en el dragado de hasta 12 o 15 metros.

“No lo hacen porque saben que no les conviene y eso es lo que no se le dice a los guayaquileños. No es más rentable dragar los puertos, lo más rentable es hacer unas instalaciones adecuadas, definitivas, que tengan la capacidad para que lleguen estas grandes embarcaciones de gran calado que ahora no pueden ingresar a la ciudad y se van a puertos del exterior”, anotó.

Para Richard Cedeño, tecnólogo en comercio exterior, el puerto marítimo de Guayaquil técnicamente no debería existir, no tiene el calado o profundidad para que puedan arribar barcos con mayor capacidad de carga. “El puerto existe en Guayaquil por el poder político que siempre ha tenido. Los barcos que llegan tienen que hacer un gasto extra para dejar sus cargas”, destacó Cedeño.

También te podría interesar...

Flash ad ID: 4
Flash ad ID: 3
Accessibility
Cerrar