Se cumplen 20 años del conflicto del Alto Cenepa

foto cenepa AP

 

Han pasado veinte años, pero el recuerdo vive en la memoria de quienes tomaron ciertas decisiones durante la guerra con el Perú, en el sector del Cenepa.

Actores políticos, militares y diplomáticos relatan los hechos que ocurrieron entre fines de 1994 e inicios de 1995, y que marcan un capítulo histórico para Ecuador y la región.

Uno que dejó lecciones para el presente, coinciden.

Era el gobierno de Sixto Durán-Ballén, quien al asumir el poder (1992) planteó a su par peruano, Alberto Fujimori, la necesidad de encaminar los diálogos hacia una solución al problema limítrofe que tenía “más de siglo y medio”.

 

Durán-Ballén, entonces de 73 años, confiesa ahora que ‘nunca’ pensó que la situación derivaría en un conflicto bélico.

La ‘amenaza’ empezó en diciembre de 1994, en el suroriente del país, recuerda el coronel (r) Luis Hernández, exjefe de una unidad especial.

Hernández sostiene que los militares peruanos apostados por la frontera (cerca de las provincias de Morona Santiago y Zamora) advertían con traspasar un área no delimitada.

Esto motivó la creación del Agrupamiento Táctico General Miguel Iturralde, comandado por Hernández, entonces teniente coronel del Ejército.

José Gallardo, ministro de Defensa de la época, afirma que “el patriotismo” era tal en uniformados como Hernández que permaneció al frente de la unidad durante Navidad y fin de año. En el prólogo que le escribió para un libro, Gallardo destaca que este descubrió que “los peruanos se habían infiltrado” en un sobrevuelo realizado el 23 de enero de 1995.

Tres días después, las tropas ecuatorianas desalojaron a la contraparte, y esta atacó. Por eso, el 26 de enero es recordado como el inicio de la guerra.

El conflicto, que se extendió hasta el 28 de febrero de 1995, se libró por tierra y aire, en cuanto a la estrategia militar, y también en el ámbito político.

Hernández recuerda que la actuación de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) “fue decisiva” para que el Ejército pudiese defenderse en tierra.

La fecha clave fue el 10 de febrero de 1995, cuando aviones de combate despegaron desde la Base Aérea de Taura (en Guayas) hacia la zona fronteriza y derribaron tres naves.

El líder de esa escuadrilla era Raúl Banderas, actual jefe de la FAE y teniente general, quien asegura que el resultado fue un “golpe muy duro para la aviación peruana”, que era mejor  equipada, admite él.

El general (r) Paco Moncayo, exjefe de Estado Mayor del Ejército, remarca que el apoyo político que recibió del gobierno de Durán-Ballén fue importante durante la campaña militar: “Esa no fue una guerra de los militares, esa fue una guerra del Ecuador, en la que todos arrimaron el hombro”.

En efecto, los ecuatorianos experimentaron una sensación de unidad, que en parte fue alentada por una frase que el presidente exclamó desde el balcón del Palacio de Carondelet, en enero de ese año: “¡Ni un paso atrás!”.

Durán-Ballén recuerda con humor que hasta “la oposición” que tenía en el entonces Congreso le dio ‘tranquilidad’.

Finalmente, él y su homólogo peruano declararon el cese al fuego y abrieron un proceso de diálogo, que duró tres años hasta la firma de paz definitiva.

Ese fue el desenlace más importante de la guerra, a decir del diplomático Horacio Sevilla, exembajador del régimen de Durán-Ballén.

Sevilla considera que por primera vez en la historia de los países hubo la “voluntad política” de sentarse a conversar sobre los diferendos.

Los excombatientes Hernández y Banderas coinciden en que la principal lección es que las Fuerzas Armadas deben estar ‘siempre’ preparadas, por la seguridad del país. (I)

Protagonistas
Miles de personas participaron en la Guerra del Cenepa, en el campo de batalla o en la toma de decisiones. A continuación cinco que cumplieron un rol decisivo en el desenlace del conflicto.

Sixto Durán-Ballén
Cargo: Presidente de la República desde 1992 hasta 1996.

Rol: Apoyó las acciones del alto mando militar, cuando en enero de 1995 se confirmó que Perú invadía unas zonas no delimitadas u otras que Ecuador consideraba suyas. Exclamó la frase: “¡Ni un paso atrás!”.

Ahora: Está retirado y se mantiene alejado de la vida pública y política. Tiene 93 años; vive en el norte de Quito. En el 2005 publicó un libro sobre su presidencia.

José Gallardo
Cargo: Ministro de Defensa en el gobierno de Sixto Durán-Ballén.

Rol: Fue el enlace entre la cúpula militar y el presidente. Durante el conflicto tomó ciertas decisiones operativas, como la creación de la unidad especial, cuya dirección delegó al coronel Luis Hernández.

Ahora: Es general en servicio pasivo del Ejército. Está alejado de la vida política, pero incursionó en ella. Fue diputado y candidato a la Presidencia.

Paco Moncayo
Cargo: Jefe del Estado Mayor del Ejército desde 1995 hasta 1998.

Rol: El cargo militar jerárquico que ocupó durante la guerra conllevó a que también sea, durante ese periodo, el comandante del Teatro de Operaciones. Es decir, él dirigía en el campo de batalla.

Ahora: Es general en servicio pasivo; analista de temas castrenses y políticos. Fue alcalde de Quito y luego también ejerció como asambleísta.

Luis Hernández
Cargo: Comandante del Agrupamiento Táctico General Miguel Iturralde.

Rol: Dirigió la referida unidad por delegación del ministro de Defensa. Su misión era reforzar la defensa del sector del Cenepa. Hernández descubrió, a través de un sobrevuelo, infiltraciones peruanas.

Ahora: Empresario turístico. Es coronel retirado por el Ejército. Mantiene una demanda internacional, alega que no se le permitió ascender a general.

Raúl Banderas
Cargo: Comandante del Escuadrón de Combate de la FAE.

Rol: El 10 de febrero de 1995 lideró una escuadrilla de aviones de combate Mirage F1, que derribó a tres naves peruanas. La acción frenó el bombardeo aéreo proveniente del lado peruano.

Ahora: Jefe de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE); es teniente general. Ha desempeñado distintos cargos en esa institución, como comandante de la Base Aérea de Taura.

Cronología
1994, 16 de diciembre
Ecuador detecta que tropas peruanas se movilizan hacia la zona del Cenepa.

1995, 9 de enero
Una patrulla peruana es capturada cerca de Base Norte. Dos días después se localiza a otra. Hubo disparos y se dispersaron.

1995, 26 de enero
Estalla conflicto. Perú denuncia que un helicóptero ecuatoriano bombardeó una posición peruana. Quito dice que fueron destacamentos ecuatorianos los atacados.

1995, 30 de enero
Perú y Ecuador movilizan unidades a la frontera.

1995, 31 de enero
Ecuador anuncia un acuerdo de alto el fuego, Perú no confirma. Siguen combates. Reuniones en Río de Ecuador, Perú y países garantes.

1995, 10 de febrero
Primer combate aéreo de Sudamérica: dos aviones caza ecuatorianos dan de baja a tres naves peruanas.

1995, 13 de febrero
Garantes reanudan sus contactos en Brasilia con las partes en conflicto.

1995, 14 de febrero
Alto al fuego de Perú. Nadie confirma la posesión de Tiwintza.

1995, 17 de febrero
Se suscribe acuerdo de Itamaray para el cese de hostilidades. Muertos 100 efectivos de ambos países.

1995, 22 de febrero
Perú ataca Tiwintza y otros puestos. Catorce soldados ecuatorianos murieron.

1995, 9 de marzo
Llega a Tiwintza la misión de observadores de los garantes para consolidar el acuerdo de alto el fuego.

1995, 26 de julio
Acuerdo para establecer una zona desmilitarizada de 528 kilómetros cuadrados.

1995, 1 de agosto
Rige zona desmilitarizada, cuando ejércitos abandonan el área del conflicto en el Alto Cenepa. (I)

 

Fuente: El Universo

 

 

También te podría interesar...

Progreso
Flash ad ID: 3
Accessibility
Cerrar